top of page
  • Advertising Marketing

Tranquilo, la ira puede dañar su salud

Anciana enojada con los pulgares de la mano hacia abajo sobre un fondo de color púrpura.

La ira frecuente y sin control causa malestar psicológico y un desgaste emocional nocivo para el sistema inmunológico. También aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, renales, estomacales y psicológicos.

La persona iracunda tiene sentimientos de irritación, enojo y rabia, y enfoca su atención en los obstáculos externos que le impiden conseguir sus objetivos o en los que responsabiliza de su frustración. Además, se ve asaltada por una sensación de impulso incontrolado y la necesidad de actuar física o verbalmente de modo intenso e inmediato.

¿Conoces los daños colaterales del mal carácter?

En el plano fisiológico, la ira activa el sistema nervioso, eleva la frecuencia cardiaca y la presión arterial, y a la vez reduce el volumen sanguíneo y la temperatura periférica.

En el aspecto social, pones distancia entre amigos y seres queridos, dejas de ser invitado a reuniones familiares por temor a tu comportamiento y logras ser excluido de todo evento alegre y divertido.

Conclusión: si no se controla o aprende a manejar sus impulsos, los estragos en su salud no se harán esperar y terminará como una persona sola, malhumorada y enferma. Busque ayuda.

Consejos para controlar tu temperamento

  1. Piensa antes de hablar.

  2. Una vez que te hayas calmado, expresa tu malestar.

  3. Haz algo de ejercicio.

  4. Identifica posibles soluciones.

  5. No guardes rencor.

  6. Recurre al humor para liberar la tensión.

  7. Practica tus habilidades de relajación.

  8. Entérate cuándo debes buscar ayuda.

Comments


Manténgase

al día

Al ingresar su email, acepta recibir comunicaciones de de La Colonia Medical Center.

Gracias por suscribirse

bottom of page